La calidad del veneno de serpientes en la producción de antídotos del Instituto Nacional de Salud

12 Diciembre 2019
INS fabrica antivenenos desde finales de la década de los 70 para su uso en este tipo de accidentes

Según las estadísticas del Centro Nacional de Epidemiología del Ministerio de Salud, más de 1 850 casos de mordeduras por serpientes venenosas se han producido a nivel nacional en lo que va del presente año 2019. Es por ello que el Instituto Nacional de Salud fabrica antivenenos desde finales de la década de los 70 para su uso en este tipo de accidentes.

Actualmente, por encargo del MINSA, se fabrican tres tipos de sueros antiofídicos (suero antibotrópico polivalente, suero antilachésico monovalente y suero anticrotálico monovalente), cuya manufactura se encuentra a cargo del Centro Nacional de Productos Biológicos del Instituto Nacional de Salud. Estos sueros contienen anticuerpos que contrarrestan efectivamente los efectos de los venenos de los principales géneros de especies que ocasionan accidentes en el Perú (Bothrops, Crotalus y Lachesis).

 

Viernes Científico

 

Es así que el CNPB, cuenta con el Zoocriadero “Oswaldo Meneses” del Instituto Nacional de Salud, considerado como un Centro de Referencia Nacional e internacional,  especializado de la crianza en cautiverio de serpientes venenosas que cumple con tener infraestructura de acuerdo a los lineamientos del Servicio Nacional Forestal y Fauna Silvestre (SERFOR) y las Buenas Prácticas de Manufactura (BPM); asimismo cuenta con personal especializado sobre la biología del comportamiento de las serpientes, y tiene conocimiento práctico de las herramientas que se emplean en el proceso (ganchos herpetológicos, pinzas  de seguridad), para la correcta manipulación y extracción de veneno. Además, este establecimiento tiene autorización de funcionamiento otorgado por SERFOR para albergar especies de ofidios de Importancia en Salud Pública, de origen amazónico, andino y de costa, mediante Resolución Jefatural Nº 43-98-INRENA.

Los animales usados para la producción de veneno ofídico, son previamente capturados en puntos estratégicos del país y luego son registrados por personal del SERFOR, entidad que verifica datos importantes como la identificación taxonómica de la especie, condiciones físicas, recipiente contenedor, lugar geográfico de captura, y el propósito final de la colecta, de esta manera se garantiza la trazabilidad taxonómica y geográfica de las especies productoras de veneno.

 

Viernes Científico

 

Cuando los animales colectados son incorporados al Serpentario del INS, también son registrados mediante una ficha de ingreso de su sistema de calidad, y se depositan en terrarios limpios y desinfectados. Estos recipientes cuentan con un sustrato, fuente de agua y con cierre seguro, aislados de las demás serpientes para mantener la cuarentena. Durante este tiempo los animales son inspeccionados diariamente para identificar alguna patología bajo supervisión profesional, y se inicia el control sanitario preventivo, que incluye pruebas de laboratorio y eliminación de parásitos internos y externos. Se registra en una Historia Clínica Individual y se detalla información importante como el peso, longitud, o anomalías físicas; además de todo tipo de tratamiento médico que haya indicado el Coordinador Médico Veterinario, señalando también los productos empleados y la dosis proporcionada, según recomendación de la Guía para la producción, control y regulación de inmunoglobulinas de antivenenos de serpientes de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Posteriormente, una vez que ha finalizado la cuarentena, son depositadas en la sala de serpientes venenosas y pasan a formar parte del plantel de animales destinados a la producción de veneno ofídico, materia prima para la elaboración de los antivenenos. Las Jaulas son inspeccionadas para identificar alguna irregularidad o cambio de conducta con la finalidad de iniciar un tratamiento sanitario bajo supervisión profesional de un Médico Veterinario. 

 

Viernes Científico

 

Adicionalmente, se elaboran de forma constante Programas de reproducción, buena adaptación al cautiverio y enriquecimiento ambiental, mediante los cuales se planea reducir la extracción de los especímenes de su hábitat natural e incrementar la calidad de vida y natalidad de las especies que se crían en el Serpentario.

Todas estas actividades desarrolladas en el Zoocriadero “Oswaldo Meneses” están sujetas a supervisión regulatoria por la Autoridad Nacional farmacológica (DIGEMID) y de fauna silvestre (SERFOR). Dentro las actividades se adoptan los principios de las 3 R (Reemplazo, reducción y refinamiento), desarrolladas por el Consejo Internacional para Laboratorios de Ciencia Animal y el Consejo para la Organización Internacional de Las ciencias médicas (Fuente: OMS).

 

Viernes Científico

Sólo se extrae veneno de las serpientes que se encuentren en buen estado sanitario, sin signos de enfermedad (buen peso, sin heridas físicas ni infecciones, etc.). El origen de los animales debe ser de un Zoocriadero autorizado y que cumpla con la infraestructura y equipamiento de acuerdo a los lineamientos de SERFOR y además de las BPM. Los ejemplares seleccionados para el ordeño del veneno corresponden a serpientes  de diferentes edades, debido a la variación de la composición del veneno de acuerdo al grupo etario dentro de una especie y poblaciones individuales. Finalmente, se procede a extraer el veneno con los cuidados necesarios para evitar que se ocasione un accidente.

El veneno ofídico obtenido, para garantizar la trazabilidad en la producción de los antivenenos, es codificado de acuerdo a la especie, peso y la fecha en que se produjo la extracción. Por último, para lograr una correcta conservación, es almacenado en una congeladora a -80 ° C.

En conclusión, la crianza de ofidios en cautiverio se desarrolla con los más altos estándares éticos en animales de experimentación y con los requerimientos de las autoridades regulatorias SERFOR y DIGEMID, donde se reconocen las especies que son consideradas de importancia en Salud Publica y que ingresan al serpentario, mediante procedimientos e instructivos aprobados por el Sistema de Gestión de la Calidad que garantiza la eficacia del producto terminado en los Centros de Atención del Ministerio de Salud.